martes, 24 de marzo de 2009

EL CONCEPTO DE FEMINIDAD

El concepto actual de feminidad se asienta sobre unos cánones de modelo de mujer ideal basado en el punto de vista del hombre. Esta mal entendida feminidad, no es más que una idea superficial que no deja aflorar la auténtica esencia de la mujer y que durante siglos la ha sumido en la opresión.
La feminidad no puede medirse por la cantidad de pintura que una mujer lleve en el rostro o por el tamaño de su escote. La mujer no es un objeto que se pueda decorar. La feminidad habla de formas, de sensibilidad, de dulzura, de suavidad… Va mucho más allá de lo que marquen las modas o de la altura que puedan tener unos tacones. Para ser mujer no hace falta demostrarlo a cada paso. Ser mujer no significa atarte a unos conceptos obsoletos de cultura, donde la esclavitud tiene su razón de ser.
Un concepto que defina a la mujer como tal, no debería ser incompatible con el de la inteligencia.
La feminidad se lleva dentro y se respira por todos los poros de la piel. Es uno de los mayores regalos que nos ha podido dar la vida. La feminidad no debería coartar la libertad de las mujeres, nos debería hacer libres.
Ha llegado el momento de serlo.

12 comentarios:

  1. Me gusta más decir femineidad que feminidad.
    Creo que estamos inmersos en una sociedad y me refiero a la que llaman desarrollada, en que ya competimos, cada vez más, y se nos valora casi a nivel de ellos por nuestra preparación y sobre todo de los cuarenta para abajo, porque de los cuarenta a cincuenta regu regu y de los cincuenta para arriba más que regu.
    Tradicionalmente se nos ha atribuido al sexo femenino las cualidades de instinto maternal, de ser constantes, tiernas, más sufridas y seguiremos siendo portadoras de esas cualidades, pero que tu femineidad sea más o menos acusada porque te pintes o no, lleves minifalda o pantalones, seas más o menos coqueta, lleves melena tipo leona o pelo corto, tacones o zapatos planos…. será como tú dices desde el punto de vista del hombre, pero hay que admitir que muchas féminas piensan así y creen que eso es ser femenina, así que totalmente de acuerdo contigo que la femineidad se lleva dentro y tienes que ser mujer para sentirlo, pero hay más de una que tiene que darse una mascarilla corporal porque tiene los poros tupidos y tienen la culpa de la definición que dan de la femineidad los hombres. Pero afortunadamente somos distintas las mujeres de los hombres. Me gusta sentirme mujer. Y no tiene ninguna mujer que sentirse coaccionada por lo que se establece para la femineidad, si lo hace doble trabajo tiene. Creo que es una labor individual la de sentirse una libre.
    ¡Que vivan las mujeres como dice Miguel Bosé! ¡Que viva la diferencia entre ellas y ellos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO creo que para ser femenina se necesite ser mujer, ya que son 2 términos relacionados pero no iguales.

      Una mujer: Es un ser humano del sexo hembra, sea biológico o por operación de resasignación

      Feminidad: Termino que se le da a ciertas características como ternura suavidad maternidad etc. Para tener feminidad no es necesario ser mujer ya que muchos hombre la tienen en diferentes cantidades así como muchas mujeres tiene "masculinidad" en distintas proporciones

      Eliminar
  2. Sí. Qué vivan las mujeres. Y los hombres. Que vivan todas aquellas personas que tienen la valentía de ser ellas mismas a pesar de los demás. Que viva la individualidad, por que el ser diferente nos enriquece y nos hace aún más libres ¡Qué vivan!

    ResponderEliminar
  3. Como dice Mamen el concepto de femineidad “que defina a la mujer como tal, no debería ser incompatible con el de la inteligencia”
    No dudo que la Venus paleolítica de Willendorf fuese inteligente y, a pesar de contemplarse entre las manos de un congénere que tallaba sus rasgos sexuales en extrema pronunciación, se sintiera una madre fértil para una tierra sabia pero su amplitud se acabara ahí y su mente no llegase más allá. La sociedad reinante alababa su finalidad orgánica y no dudo que la mujer que se encontraba tras la piedra se sintiera orgullosa de ello porque ahí estaba el límite de lo conocido y lo deseado. La meta cósmica del periodo prehistórico muy diferente a la noche de fuego y escarlata de Tolouse Lautrec; mujeres cansadas y trasnochadas aferradas a la barra de tren que las llevaba a una triste habitación de una fonda escondida. De labios púrpuras y rimel corrido como sus noches gastadas. Nadie se atrevería a afirmar que no quisieran sentirse libres, que los tacones de su alma no hirieran la sensibilidad de sus deseos.
    Todo es concepto de un tiempo que se rubrica con un nombre impuesto. Ser o no ser dentro de un sistema donde no se camine por inercia es la meta más difícil de conseguir. Ser libres en la arista del tiempo, en el abanico de una sociedad que respira con el producto que más se vende en el mercado. Ser libres desde dentro, a conciencia y con valores es hoy lo más difícil de lograr y lo verdaderamente auténtico.

    Soledad

    ResponderEliminar
  4. Mal andamos mientras nos justifiquemos, todavía. Lo superado no se menciona, es un hecho. La parte masculina y femenina conviven en cada uno de nosotr@s. Es simplemente así.

    ResponderEliminar
  5. Machistas, racistas, clasistas, feministas ... con mujeres y con hombres. Yo considero que el movimiento se demuestra andando, no predicando.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo, “Mal andamos mientras nos justifiquemos”. Desgraciadamente, lo que muchas creemos más que “superado” no lo está. En nuestro mundo todavía quedan muchas actitudes machistas, ofensivas y vejatorias hacia las mujeres que, incluso a algunas, les cuesta la vida. Más allá de nuestras fronteras se les tortura y mata sólo por el mero hecho de serlo. Con ignorarlo sólo lo alimentaremos. Y, sin duda alguna, es algo que debemos erradicar. Olvidar lo que pasa a nuestro alrededor, día a día, es un lujo que no debemos permitir.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razon Sofia,todavia nos queda por luchar ademas de contra el machismo,con racistas,feministas,etc.Todos los extremos son malos, y dia a dia en nuestra vida cotidiana nos podemos encontrar con todo tipo de situaciones,que nos gusten o no,lo mas importante es dejar vivir en paz a los que no comparten nuestros mismos pensamientos,sentimientos,etc,y asi se predica con ejemplo,ante cualquier adversidad.

    ResponderEliminar
  8. Gracias isa!! Pensamos igual, lo que pasa es que simplifico tanto lo que intento decir, que hasta se podría interpretar mal.

    ResponderEliminar
  9. Sé perfectamente de lo que hablas Mamen, he sido durante muchos años " mujer de negro ". Cada mañana de todos los sabados nos reuníamos en una Plaza Mayor, por supuesto vestidas de negro. Nos solidarizábamos denunciando toda violencia, e informabamos, si alguien quería saber. Fuimos pioneras. Si ... sé de lo que hablas.

    ResponderEliminar
  10. Y a septiembre del 2010 todavía andamos sin llegar a acuerdos, pero creo que nuestro proceso de desarrollo con el tiempo llegara a tener forma, en otros varios años más.

    ResponderEliminar
  11. Ya dijeron algo de lo que no es o no debe ser la feminidad, de lo arcaico y forma tradicional del concepto de Feminidad. Pero, ¿alguien tiene una propuesta interesante, valiosa y con posibilidades de trascendencia o inspiradora para la feminidad? Limitarse a hablar, criticar, opinar de la feminidad desde la superficie (lo enteramente visual o apariencias) ya no cabe hoy. Generar un concepto complejo (completo) y claro es la tarea. Entender que la masculinidad coexiste en la Feminidad y la Feminidad en la masculinidad ya ni siquiera debe ser tema, eso está superado. Mujeres y Hombres, les invito que a partir de este momento generen conceptos no solo de feminidad, el balance de términos también debe reubicar a la masculinidad.

    ResponderEliminar